¿Cuáles son las sillas de oficina más apropiadas?

¿Cuáles son las sillas de oficina más apropiadas?

¿Tienes dudas sobre cuáles son las sillas de oficina más apropiadas para el puesto de trabajo? Este tipo de mobiliario puede parecer un accesorio más para amueblar nuestras oficinas, y sin embargo, se trata de una de las piezas más relevantes. Y es que las largas jornadas de trabajo sentados pueden dar lugar a malas posturas y graves dolores que, a su vez, conllevan importantes problemas de salud. Por ello es fundamental optar por modelos confortables de alta calidad.

¿Cuáles son las sillas de oficina más apropiadas?

Consejos para elegir las sillas de oficina

Son muchos los detalles a tener en cuenta a la hora de adquirir las sillas de oficina adecuadas para nosotros y nuestros empleados. Éstas deben presentar un diseño ergonómico que sea adapte perfectamente a nuestras necesidades, además de estar fabricadas con materiales resistentes y contar con determinadas funciones.

El respaldo es uno de los elementos fundamentales. La silla de oficina buena para la espalda debe ofrecer un buen apoyo lumbar, además de permitir que reposemos el cuello. Es importante que mida entre 30 y 48 centímetros de anchura y que su altura, firmeza e inclinación sean regulables. Lo ideal, en este sentido, es decantarnos por sillas sincronizadas, cuyo respaldo bascula al mismo tiempo que el asiento se desliza hacia delante o hacia atrás, con lo que evitamos adoptar posturas forzadas.

Consejos para elegir las sillas de oficina

Otra pieza clave es el asiento, que tiene que ser lo suficientemente amplio (de 40 a 50 cm de ancho), estable, cómodo y acolchado. Es esencial que podamos regular su altura en función de nuestras necesidades mediante una pequeña palanca de ajuste. Asimismo, es recomendable que la parte delantera del asiento esté ligeramente inclinada hacia abajo, para evitar oprimir la parte posterior de las rodillas y, con ello, dificultar la circulación sanguínea.

Es muy recomendable que la silla de oficina cuente con apoyabrazos, que nos permitan descansar los brazos formando un ángulo de 90º; también nos sirven para sentarnos e incorporarnos más fácilmente. Lo ideal es que su altura y su separación con el asiento sean regulables, para que en ningún caso opriman nuestras caderas ni choquen con el escritorio.

sillas de oficina buenas para espalda

Por otro lado, es aconsejable que la base disponga de cinco puntos de apoyo, preferiblemente con ruedas para desplazarnos fácilmente sin dañar el suelo. Respecto al tapizado, debe ser transpirable y mullido, apto para resistir un uso continuado, y fácil de limpiar.

Desde Cisa presentamos algunos modelos divididos en tres clasificaciones. La primera de ellas, denominada «Confidentes», recoge sillas de diseño ergonómico, con una gran flexibilidad y posibilidad de almacenaje. Como ejemplo vemos las de la primera imagen (silla patín  mesa reunión).

En la segunda clasificación, bajo el nombre de «Operativas», vemos otros modelos de igual comodidad y resistencia (Imagen 2). Por último, el tercer grupo, titulado «Ejecutivo», abarca sillas de gran elegancia y sobriedad (Imagen 3). Si os interesa, llamadnos y os asesoraremos en todo lo que necesitéis, ya sea para conocer cuáles son las sillas de oficina más apropiadas o cualquier otra cuestión relacionada con el equipamiento de edificios públicos y/o privados.

Tags:
No Comments

Post A Comment